Noticias

“Una mezcla de emoción y temor a partes iguales con un regusto de excitación”

"Una mezcla de emoción y temor a partes iguales con un regusto de excitación"

Ainhoa se estrenaba por primera vez hace poco más de dos años y lo hacía nada más y nada menos que en el segundo aniversario de la Racing Girls. Lo hacía  a lomos de una FZ6 fazer S2 limitada y en el circuito de aAlbacete. La vasca llevaba casi un año con su moto y ya había hecho bastantes kilómetros, cuando tomo la decisión de no sólo entrar en circuito sino de hacer los 758km que separan Donosti de Albacete con su moto.

“Tenia unos nervios increíbles y un mono de cuero recién estrenado el día anterior. Justo antes de entrar a rodar… el debate: ¿¿La deslimito?? Al final hablando entre unos cuantos decidimos que sí, pero luego no encontramos la herramienta adecuada, así que la SeDoSa entro tal cual, con el tope en el acelerador.

Primero nos explicaron el circuito, marchas, trazadas y tal, algo que a mí no me servía de mucho llevándola limitada y no siendo R. Entramos todo el grupo a pista detrás del monitor, tras la primera vuelta de reconocimiento de cada persona detrás del monitor, empezamos a rodar, ahí ya me di cuenta de que ese grupo no era para mí, la cosa iba demasiado lenta, incluso para una novata como yo.

La siguiente tanda fue al revés. Te ponías delante del monitor y tirabas tú, para que luego él te corrigiera. Bueno, pues toqué estribera y el monitor se asustó bastante y me echó un poco la bronca.”

Esa fue la segunda y última tanda, porque empezó a granizar y la pista la pista quedó intratable y Ainhoa se marchaba para casa muy desilusionada. Pero no tardó en volver a saldar su cuenta pendiente con el circuito de Albacete y además de noche. Esta vez eran tandas libres pero por niveles, entró en lentos.

“La sensación al entrar sin tener al monitor delante fue increíble. Te encuentras en medio de una pista con 10 metros de anchura de asfalto para ti sola y la sensación es indescriptible. Una mezcla de emoción y temor a partes iguales con un regusto de excitación. En la pista habían colocado conos marcando la trazada, para lo paquetillos como yo. La temperatura era agradable unos 25º de noche, pero sin el sofocante Sol deslumbrándote. La pista estaba perfectamente iluminada por los focos en contraste con el fondo nocturno. Respecto a rodar de noche, completamente recomendable. Al menos en este circuito. La única cosa a destacar es que en algún tramo de la pista los focos superpuestos me hicieron pensar que alguien iba a adelantarme y era mi propia sombra -me explica entre risas-.

La primera tanda me sirvió para aprenderme bien la pista. En la segunda un monitor me dio rueda, aumentando cada vez más el ritmo y entonces ocurrió de nuevo. Las estriberas y eso que tenia los avisadores quitados. En una curva acabét ocando estribera, bota y casi cabeza, así que salí de pista cabreada con mi pobre Fazer. Es obvio que no es una moto deportiva y que roza antes que las R, así que después de una charla con mi buen amigo y compañero de viaje, decidí entrar sola a pista y centrarme en probar “posturitas” para no ir rozando todo el rato. Poco a poco fui descolgando más y más y lo que en un principio se me hacia realmente extraño, se convirtierón en algo natural. Mi lap timer también decía que iba mejorando los tiempos vuelta a vuelta y tanda a tanda, así que cada vez iba más contenta y más rápido en la moto. Y llego el momento, en la gigantesca curva de izquierdas del circuito de Albacete, donde te da tiempo a cambiar varias veces la postura, toqué rodilla. Ya sé que no es el fin, ni la meta de ir en moto, pero sólo un@ moter@ sabe lo que se siente cuando notas el asfalto arañarte la rodilla por primera vez .

Quedaban aun dos tandas y seguí loca de contenta y de adrenalina. Es asombrosa la sensación de bajarse de la moto después de una buena ruta o rodada y que te tiemble todo. Hay pocas emociones que se le parezcan. Tras la rodada la gente con la que salía a rutear me comento que se me notaba mucho mas suelta encima de la moto. Yo también me notaba más segura, sin miedo de rozar con nada, sabiendo que cambiando un poco la postura encima de la moto, ésta entra con más facilidad en la curva.”

Si quieres practicar algo con tu moto o aprender a llevarla en carretera, haz uso del circuito, para eso están.

Publicado el 9/06/2011

©Motociclismo Femenino


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>